Según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), una lesión es “el daño o detrimento corporal causado por una herida, un golpe o una enfermedad.” Pero, ¿sabes cuáles son las lesiones deportivas más frecuentes?

¿Qué tipos de lesiones existen en el deporte?

Las lesiones deportivas pueden ser resultado de una mala praxis durante el ejercicio físico o bien pueden producirse de manera accidental. Las causas principales de una lesión deportiva son:

  • Falta de calentamiento
  • Inadecuado o nulo estiramiento
  • Poco reposo y exceso de entrenamiento
  • Una lesión previa no curada
  • Accidentes puntuales (golpes, caídas, cortes)
  • Uso inadecuado del equipo deportivo o estreno del mismo (principalmente por el calzado)

Lesiones musculares

La lesión muscular afecta a los músculos, como su propio nombre indica, y puede producirse por traumatismos directos, sobreesfuerzos o movimientos inadecuados.

Las lesiones musculares varían según la zona muscular que se ejercite en cada deporte. No obstante, las lesiones musculares más comunes del deporte son:

Lesiones musculares por acortamiento

  • Contusión: se produce por un golpe sobre el músculo y produce una inflamación, dolor y/o hematoma.
  • Calambre o Shin férulas: el músculo se contrae de forma repentina acortándose durante un breve instante. Esta lesión dura poco pero provoca un intenso dolor.
  • Contractura: contracción súbita del músculo mantenida en el tiempo causando dolor y limitando el movimiento del mismo.

Lesiones musculares por elongación

  • Distensión o hiperextensión: el músculo se estira más de lo que puede abarcar en su estado natural causando un dolor difuso que perdura en el tiempo.
  • Rotura fibrilar o desgarro muscular: las fibras del tejido muscular se rompen y producen un dolor agudo y muy localizado. Su gravedad depende de la extensión de la lesión y su duración.
  • Rotura muscular completa: en este caso, el músculo se rompe por completo causando un dolor muy intenso y la inmovilidad total.

Lesiones tendinosas

Las lesiones tendinosas afectan a los tendones y sus causas principales son las contusiones, un mal calentamiento previo, movimientos repetitivos inadecuados o en el uso inapropiado de material deportivo. Estas son las lesiones de tendones más frecuentes:

  • Tendinitis: inflamación del cuerpo del tendón. También puede afectar al revestimiento de la vaina (tenosinovitis) o al peritendón (peritendinitis).
  • Tendinitis de inserción o entesitis: inflamación de las inserciones de los tendones en el hueso debido a microrroturas fibrilares causadas por una sobrecarga.
  • Rotura parcial: ocurre cuando se rompen algunas fibras y suele producirse en los tendones más largos del cuerpo.
  • Rotura total: en este caso, se rompe el tendón entero, lesión muy común en deportistas veteranos.
  • Luxación: se desplaza el tendón de su posición natural.

Lesiones articulares

Las lesiones articulares se refieren al resto de los componentes de la articulación y cuando se producen por la práctica deportiva pueden afectar a:

  • Huesos: nos referimos a las lesiones articulares óseas como en el caso de las fracturas, las roturas parciales o totales del hueso y las luxaciones.
  • Cartílagos: cuando el cartílago se inflama se llama osteocondritis y cuando hay una alteración del cartílago como consecuencia de un traumatismo se denomina condromolacia.
  • Membrana sinovial: cuando la membrana sinovial se inflama debido a un golpe, una torcedura o una mala postura, hay un aumento del volumen de líquido sinovial llamado sinovitis.
  • Bursas: la bursitis se produce cuando existe una inflamación de la bursa, una estructura blanda en forma de saco que configura la articulación y cuya función es evitar la fricción de huesos y amortiguar la presión que se ejerce sobre la articulación.

También debes tener en cuenta otro tipo de lesiones muy comunes en el deporte como las “agujetas” o la inflamación muscular de efecto retardado, las heridas abiertas o cerradas según si hay un desgarro de la piel o las ampollas o flictenas que suelen producirse como reacción a quemaduras o fricción y ayudan a reparar el daño producido en la piel.

Si practicas deporte frecuentemente y quieres aliviar los dolores articulares y reducir las molestias musculares te recomendamos el gel masaje con efecto calor, Bonflex® Gel,o si prefieres efecto frío, Bonflex® Ice Gel.

Recommended Posts

Al continuar utilizando esta web, acepta el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close